martes, 9 de febrero de 2010

La carta de Rodrigo Rato

Tan ignorante que soy... Yo no sabía que Rodrigo Rato se apellida en verdad "De Rato". Siempre había sabido que venía de buena familia, o mejor, de familia rica, porque "bueno" y "buena" significan otra cosa, pero ignoraba su "de" aristocrática, como tantas que brotaron espontáneamente en la época goyesca, importada de Francia la enfermedad de la apariencia.
A quienes cedemos temporalmente nuestro dinero a Caja Madrid nos ha enviado Rodrigo de Rato un saludo, ¡menudo gesto! La carta informa de lo maravilloso que es el progreso económico, de lo fabuloso que es para la cultura que los ahorros de los madrileños se confíen a Caja Madrid y de algunas otras gilipolleces que me han hecho reír como un loco. Nada decía el señor De Rato del euro mensual que su ahora casa me roba, pues ninguna palabra se ajusta mejor, por estar siempre mi cuenta en una cantidad inferior a los mil necesarios para detener el abuso, cierto que legal. He releído la hoja varias veces, no fuera que mi odio me cegara y que de una tan bien intencionada persona no estuviera captando la liberación que sus nuevos servicios podrían traerme. Pero nada de nada, ni una palabra al respecto.
He calculado que, de los millones de clientes que tiene Caja Madrid, es fácil que tres o cuatro de ellos se encuentren en idéntica situación a la mía, esto es, con cuentas famélicas. Esto supondría al menos tres millones de euros mensuales que se roban y se destinan a obras tan gratas como las que De Rato anuncia.
Personalmente, prefiero que me respeten el euro, que tengo muy pocos, y que si eso supone un lienzo menos en la exposición de la Fundación de Caja Madrid, pues que le den por el culo al arte.
Por lo demás, sigo sin entender por qué De Rato no aprovecha el mucho dinero que ya tiene para tocarse la huevada, como yo haría si tuviera tan sólo una fracción insignificante de su renta, y prefiere sumarse a los atracadores. ¿Acaso no se da cuenta de lo mucho que un euro robado lo significa como gestor? ¡Qué apetitos más raros tiene la gente...!


Yvs Jacob

4 comentarios:

El ángel de Olavide dijo...

También recibí la carta. Me extrañó el oso color marrón del sobre y por eso la abrí. Me dije "estos de la caja no saben lo que hacer y con la entrada de Rato han cambiado el verde corporativo por el colo caca".

Espero que algún experto en diseño gráfico me lo explique. En cuanto al contenido de la carta nada que decir. Ponerme ahora a aprender el idioma oficinés no me apetece mucho.

Me ha gustado mucho todo el contenido de su blog. Encantado de pasarme por aquí.

Un saludo

Yvs Jacob dijo...

Ángel de Olavide: le supongo al tanto del progreso urbanístico que nuestro alcalde ha traído a zonas tan sensibles como Callao o el Paseo de Recoletos. Bien nos vendría una corrección como la que lograron los habitantes de la muy celebrada plaza de Chamberí; bien nos vendría un ángel exterminador...
Le agradezco su comentario tan favorable, es bueno recibir un poco de amor de los lectores, sobre todo cuando no abundan.
Un saludo.

A Jesus dijo...

DE BIEN NACIDOS ES SER AGRADECIDOS (Contestación a la carta del Presidente de Caja Madrid, D. Rodrigo De Rato)

Gracias ¡Presidente!, seguro que este ¡Presidente! Sabe a poco, cuando uno rozó la posibilidad de ser Presidente de España, como el honorable José Mari, pero como dice el refrán: “Llámame can y échame pan” y seguro que no le faltarán chuscos con este buen contrato que le habrá puesto sobre la mesa la honorable “Espe”, otra aspirante a otra Presidencia importante, porque ella también vale mucho.
Desde luego no me dé las gracias, porque yo no le he elegido, me gustaría mas que me diese intereses, dinerito, como cuando nosotros éramos su excelencia los impositores, porque resulta que para poder hacer frente a su Presidencia, seguramente Caja Madrid tendrá que dar una vuelta de tuerca mas a la usura y encima le deberemos un favor porque nos dejen depositar nuestros ahorros en su banco.
Tengo muy claro que cuando Ustedes hablan, de lo que demandamos los ciudadanos, intrínsicamente se refieren a lo que “vuesas” mercedes desean o quieren y a la vez que hablan o escriben, su mente ya está buscando las explicaciones correspondientes para dar fundamento a esas genialidades y para “la carta” no dudo ni un segundo en que ya tiene las justificaciones.
A lo que iba, después de su maravillosa carta llena de grandes promesas y sueños benéficos, filantrópicas pajas mentales, solo me queda “felicitarme”, ¡Efectivamente, en primera persona!, por no tener nada que ver en su “nefasta gestión” ¿Qué como me atrevo si solo lleva dos telediarios en el puesto? Porque no tiene ni repajolera idea de lo que es economía. Hasta aquí hemos llegado y ya le estoy viendo con una sonrisa..., ¿Sonrisa o rictus nervioso? -Como se podrá dirigir a mi este haragán con estas palabras-, ¡Yo, Presidente de Caja Madrid!, ¡Yo ex ministro de economía de esta republica, perdón, monarquía bananera!, ¡Yo Rodrigo De Rato, de los De Rato de toda la vida! ¡Yo ex director de Fondo Monetario Internacional!.
Pues si “lebrel”, me dirijo a Usted porque según se desprende de “su carta”, donde nos cuenta que tiene no se cuantos millones de clientes y si le ha mandado “su gloriosa misiva a todos ellos”, echando cuentas por alto del coste de cada misiva, la entidad habría dejado de gastar algún millón de €uros o más. Entre el tiempo en pensar las milongas que nos cuenta. “el tiempo de un Presidente para decir memeces es muy caro”, el “papel” con membrete y oso, el “sobre” con ventana y oso, para tantas cartas un montón de “empleados” lamiendo sobres, no me veo al Consejo de Caja Madrid chupando sobres aunque sea para hacerle la pelota al Presidente y por último el “franqueo”, lo dicho “una hartá de pasta”, pero.... donde va el “asa” de los sueldos de tanto atechado que chupa de la piragua de Caja Madrid, también puede ir el “caldero” de las cartas.
Pues nada Presidente a seguir sacando pecho, a seguir oprimiendo a los impositores, y sangrando un poco mas a pensionistas y viudas, para que Ustedes sigan pudiendo hacer “grandes ediciones forradas en piel” y otros muchos regalos, que ni se nos pasaría por la cabeza a la mayoría de los impositores, para agasajar a sus ilustres visitantes, saludos.
¡Ah! No le quepa la menor duda de que al 98% de los impositores, nos la trae floja, quien sea el Presidente de Caja Madrid.


Angel Vázquez es El fíu Maruja

Yvs Jacob dijo...

Fíu: se ha puesto usted hecho una furia de una sentada muy productiva. ¡Ah, quién tuviera tanta energía!

Un saludo.